La colposcopía es un estudio que se utiliza para analizar de forma rápida y fácil los cambios celulares en el cuello uterino, lo cual puede convertirse en cáncer cervical.

Es un estudio prácticamente indoloro, solo sentirás cierta presión, donde el ginecólogo introducirá un espéculo en la vagina para abrir las paredes de ésta, para que el médico pueda ver y analizar el cuello uterino.

El ginecólogo durante el estudio utilizará una solución similar al vinagre, la cual ayuda a hacer visible las células anormales. Después de este paso y con ayuda de un colposcopio, instrumento similar a unos binoculares, se obtendrán las imágenes del cuello uterino. Este aparato no se introduce en la vagina.

En caso, que el ginecólogo note algo anormal, realizará una biopsia, por lo tanto, extraerá una pequeña muestra del tejido, para enviarlo al laboratorio.

¿Qué debes saber antes de realizarme una colposcopía?

  • No debes estar en tu periodo menstrual, para que sea más fácil ver el cuello uterino
  • No debes realizar duchas vaginales
  • No uses tampones
  • No utilices ningún medicamento vaginal
  • No tengas sexo vaginal por lo menos 24 horas antes